jueves, febrero 29, 2024
InicioEn la brechaLa fuerza de la razón y la voluntad

La fuerza de la razón y la voluntad

Escrito por

La fuerza de la razón y la voluntad. Jornadas de Redes Cristianas sobre inmatriculaciones (23-24 octubre 2022)

Cuando hablamos de los bienes inmatriculados por la iglesia Católica, estamos ante todo un entramado organizado para perpetuar un expolio con apariencia de legalidad, tan solo apariencia, con zonas oscuras, muy oscuras, y de connivencia y complicidad entre la jerarquía católica y las instituciones del Estado.

Con el concurso de los Registradores de la Propiedad y los gobiernos de turno, también el actual de coalición. Junto a ello, la atonía social, ciudadana y del mundo académico y de la cultura y el silencio de los medios generalistas de comunicación, salvando honrosas excepciones, también en algunos ayuntamientos y parlamentos autonómicos.

La fuerza de la razón y la voluntadExplicar lo que son las inmatriculaciones y cómo se ha perpetrado este expolio es de sobra conocido. Los colectivos patrimonialistas lo han hecho por doquier, poniendo negro sobre blanco a pesar de las trapacerías de una clase política en complicidad con la eclesial, poco sensible a lo que se está ventilando. El caso emblemático de la Mezquita de Córdoba  dio igualmente oportunidad de conocer, a la ciudadanía y a unos poderes públicos que estaban en la inopia mientras la jerarquía católica iba haciendo de las suyas, amasando propiedades sin orden ni concierto, arramblando todo tipo de bienes, muchos de ellos de carácter secular, que eran del pueblo, con un evidente valor histórico-artístico. Con oscurantismo, hasta que la magnitud del problema y tanta ha sido la codicia eclesial,  que saltó a la luz, aunque ya se llevaba andado mucho camino con esta tropelía.

En este marco poco favorecedor, Redes Cristianas ha organizado un importante evento informativo y reivindicativo para seguir poniendo este tema en la palestra, para que no quede en el olvido. Dos días de actos donde han participado los principales agentes implicados. Unas sesiones que han tenido el doble foco en denunciar este expolio en lo que de contradictorio tiene con el mensaje evangélico a la vez que por la defensa de lo público, de los bienes inmatriculados que son del pueblo y que deben revertir al pueblo. Porque ya está bien de martingalas y recovecos que se argumentan desde los privilegios eclesiales y la falta de voluntad política gubernamental para inclumplir el compromiso del gobierno de coalición y de lo indicado en sede parlamentaria en el discurso de investidura del presidente Pedro Sánchez.

Redes Cristianas ha organizado un
importante evento informativo y reivindicativo

Así, la jornada contó con un primera sesión sobre “No hay Iglesia sin pueblo” donde se reivindicó el “nosotras” feministas como parte que debe ser de la Iglesia, superando la desigualdad de trato que las mujeres tienen en su seno así como los magisterios patriarcales confesionales. Se reivindicó igualmente la caracterización del “edificio” iglesia como parte de la estructura urbana de las ciudades, de todo el pueblo, donde la Iglesia ha usurpado su función como dotación comunitaria. También desde la teología se denunció el neoliberalismo episcopal que supone la acumulación de bienes y riqueza a cuenta de los bienes inmatriculados, una actuación contraria al mensaje “Dios o el dinero”.

La segunda sesión  trató de propuestas sobre medidas reivindicativas y con impacto comunicacional necesarias para informar a la ciudadanía, para canalizar la indignación necesaria y remover la atonía existente. Se analizó también  el papel de la Iglesia desde la transición y cómo los privilegios preexistentes se han ido consolidando a lo largo del tiempo por causa de un activismo y poder eclesial que ha ido a la par que las cesiones por parte de los gobiernos progresistas, siendo el tema de las inmatriculaciones, uno más entre muchos otros privilegios de que disfruta la Iglesia Católica en base  los Acuerdos de 1979, en la financiación, fiscalidad, enseñanza y otros, que deben ser derogados.

La última sesión despertó mayor interés ya que por primera vez se sentaban en una misma mesa un representante de la Conferencia Episcopal, uno del gobierno y un tercero por parte de Recuperando, coordinadora estatal de colectivos patrimonialistas, en la que Redes Cristianas está integrada. Bajo la premisa de conocer el planteamiento de cada parte sobre este asunto, las propuestas no pueden ser más dispares. La parte eclesial, asumiendo el hecho factico de que los bienes los tiene ya inmatriculados, y porque cree que le pertenecen, a lo único que está dispuesta es a reconocer algunos errores de inmatriculación y tan solo revisar caso-a-caso lo que le sea reclamado. Con tal claridad y poderío. Por parte gubernamental, haciendo equilibrios inanes para no se sabe qué, planteando acometer el tema con una política “útil, de avanzar poco a poco”, hacia no se sabe dónde, en reuniones de mesa de camilla mano-a-mano Gobierno-CEE. Ambos plantemientos fueron rebatidos por el representante de Recuperando, desde la opinión y los argumentos jurídicos, proponiendo medidas concretas para un problema  de estado que requiere una solución de estado. Una solución justa y no solo “útil”.

No se trata de más explicaciones. Conocemos del asunto, la opinión y “soluciones” que  se están barajando en esas conversaciones de mesa camilla que apuntan a una salida en falso, tipo  gatopardiana, de cambiar algo para que nada cambie y que el chaparrón pase cuanto antes. Dando por buenas las inmatriculaciones realizadas desde 1998 hasta 2015  (únicas que se conocen, a falta de conocer las realizadas desde 1946), resolviendo tan solo las que se revisen caso-a-caso. El mundo al revés cuando se pasa  la carga de la prueba a quien ha sido expoliado. Y con el gobierno mirando para otro lado, incumpliendo sus compromisos. Lo único positivo de esta sesión fue el compromiso adquirido por el representante del Gobierno a sentarse con Recuperando a debatir sobre este asunto. A ver en qué queda.

La jornada tuvo también la presentación de dos libros y la performance reivindicativa, muy simpática y bien montada, que se llevó a cabo frente al Arzobispado de Madrid, con una canción compuesta ex-profeso, paneles con dibujos significativos de las inmatriculaciones y con la lectura de un Manifiesto que fue entregado a la Conferencia Episcopal, a la Nunciatura Apostólica y a Presidencia del gobierno.

En resumen, una importante iniciativa de Redes Cristianas, que ha contado con el apoyo de Europa Laica, con quien nos sentimos solidarios en la lucha y reivindicaciones que compartimos en Recuperando junto con otros colectivos, para perseverar en el reto por la defensa de lo público y de recuperar los bienes que son del pueblo.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Buscador


Para mantener este portal y seguir ofreciendo en abierto gratuitamente su contenido, la revista ÉXODO te agradece sinceramente tu colaboración voluntaria.

Si estás interesado/a en recibir información de la revista Éxodo, ve a: